SEDE
ELECTRÓNICA

Todos sus trámites
online
a solo un click

Araúzo de Miel

Usted está aquí

Historia

Historia

Existe en la provincia de Burgos, en su parte sur-oriental, una subcomarca que llaman los Arauzos y que define el tránsito de la Sierra a lo que se señala como Ribera. Son tierras en las que el pino sigue siendo el señor del paisaje y en las que hay fuentes y manantiales que buscan el Duero a través de alguno de sus afluentes.

En dicha subcomarca está Arauzo de Miel, Arauzo de Salce, Arauzo de Torre y Aranzuelo. Estas villas aparecen documentadas en el siglo XI con la gráfica de Arabuzo. Curiosamente por las tierras del Arlanzón se menciona el pueblo de Arabuzo a finales del siglo X. Todo esto hace suponer que durante el gobierno del conde García Fernández (970-995) apareció por Burgos un caballero leonés o gallego, de nombre Arabuzo, que pobló algún punto entre Tardajos y Pampliega, pero que -buscando amplitud para sus proyectos- se trasladó a otras zonas que fueron repobladas con nuevo dinamismo.

Esa zona abarcaba el Alto Duero hasta Peñafiel, que durante el siglo XI, adquirió la fisonomía política y económica que aún conserva. Según esta hipótesis Arauzo de Miel es obra de uno o de dos colonizadores, Arabuzo y Gemelo o Gemiel, nombre frecuente en aquellos tiempos y que se repite en la Ribera del Duero.

En el año 1062 doña María Fortínez realiza una donación de bienes al abad del Monasterio de San Pedro de Arlanza, y entre ellos menciona la hacienda que posee en Arauzo de Miel, en el alfoz de Clunia, de esta manera aparece la villa documentada por primera vez. Aunque nace encuadrada en el alfoz de Clunia, más tarde la vemos insertada en el de Santo Domingo de Silos.

En su territorio, además del resto de Arauzos de la comarca, hay otras poblaciones como Doña Santos, que pertenecía al alfoz de Tabladillo, y figuraba en el Nomenclator como barrio de Arauzo de Miel. Otro lugar absorbido fue Bañuelos de Suso en el pago que hoy llaman El Saltillo; también Tejerina, Rubialejos...

Con todos estos elementos Arauzo de Miel alcanzó importancia y prosperidad ganándose sus vecinos el respeto de toda la comarca. A pesar de sus poderosos vecinos, Arauzo de Miel se mantuvo siempre en realengo, bajo la administración política de los reyes y lejos del dominio eclesial que solían ejercer monasterios como los de Santo Domingo de Silos o Santo Domingo de Caleruega.

En el año 1591 aparece Arauzo de Miel como cabeza del Partido de los Arauces, que reúne trece localidades y que suma 876 vecinos, más de 4.000 habitantes. En el siglo XVIII Arauzo aparece agregada al Partido de Aranda, pero mantiene la capitalidad de su jurisdicción sobre las villas de su antiguo partido.

En el año 1843 contaba su casco urbano con 225 casas más el ayuntamiento; funcionaba una preceptoría eclesiástica y una escuela. Su término municipal proporcionaba algunas maderas muy solicitadas, y además se movía una industria molinera y de curtidos. A mediados del siglo pasado la población del concejo ascendía a más de mil habitantes, aunque la emigración arrastró a gran parte de su vecindario en la actualidad aún es una villa próspera y moderna.

Scroll top